Explicó que aunque los vaticinios son que esta será una temporada ciclónica de baja intensidad, cualquier fenómeno que toque el territorio nacional podría provocar situaciones difíciles.
Ceballos recordó que la República Dominicana tiene más de seis meses recibiendo copiosas lluvias, y no fue hasta el 10 de mayo que las precipitaciones amainaron debido a la presencia de un sistema de alta presión agregado a la llegada de las nubes del polvo del Sahara que ha sido arrastrado por los vientos alisios.
En nota de prensa enviada por el periodista Héctor Herrera Cabral, la directora de Onamet puso como ejemplo que un mes que tradicionalmente es de pocas lluvias como marzo, en el país llovió abundantemente.
"No importa si se proyecta una temporada alta o baja, con uno solo de los huracanes anunciados esta temporada, que toque al territorio nacional basta para causar muchos problemas, y ya hemos tenido la experiencia que en temporada baja hemos tenido la presencia de un fenómeno, mientras que en alta no hemos sido tocados por ninguna tormenta", dijo la funcionaria de acuerdo a la información.
Recordó que en la zona norte y noroeste, específicamente en municipios como el caso de Altamira, Puerto Plata, se llegó a registrar un acumulado de lluvias de más de 1.000 milímetros cuando la media es de 200, lo que implica que en esos lugares las precipitaciones se cuadriplicaron.
"En lo que a nosotros concierne, como Oficina Nacional de Meteorología, estamos preparados con los equipos técnicos y los recursos humanos calificados para informar y orientar a la ciudadanía en caso de que el país pueda ser afectado por algún fenómeno atmosférico", expuso Ceballos.