Según la familia, el juez de la Segunda Sala Civil del Distrito Judicial de la provincia, Manuel Emilio González, los adquirió supuestamente de forma fraudulenta a su pariente Pedro Román, hoy fallecido, sin el consentimiento de sus nueve hijos.

Venancia Román Sierra señaló que la venta irregular se produjo cuando el propietario, de 80 años, se encontraba muy enfermo e inhabilitado por afectaciones de trombosis, amnesia y pérdida de la memoria.

González supuestamente adquirió los terrenos cultivables a poco tiempo de que Román, en avanzada edad e incapacitado, se recuperaba de un accidente cerebro vascular, con hemiplejía derecha, consciente al estimulo doloroso, no así al lenguaje verbal, según certificó en ese entonces su médico Luis Domingo Heredia Torres.

Asimismo, precisaron que la doctora Kerol Jeremías Acosta hace más de 20 años había diagnosticado a Román Jiménez de hipoacusia neurosensocial, y en tal sentido habría recomendado una prótesis auditiva.

Los parientes sostienen que amparados con estos diagnósticos médicos, la compra de los terrenos debe ser anulada por las autoridades correspondientes, pues supuestamente el juez aprovechó la situación y compró por la suma de 114 mil pesos, los cuales fueron saldados.

Solicitaron a las autoridades correspondientes abrir una exhaustiva investigación en torno a esa situación.