A través de una nota de prensa, la PGR dijo que las confesiones de este empleado reposan integras en el expediente depositado por ante el juez Francisco Ortega Polanco, designado por la Suprema Corte de Justicia para conocer la instrucción del caso Odebrecht, y serán de público conocimiento en la medida que el debido proceso legal lo permita.
La institución señaló que no hay evidencia de irregularidad alguna en el proceso de licitación y adjudicación del contrato de EPC (Engineering Procurement and Construction), del proyecto Central Termoeléctrica de Punta Catalina, pues ninguno de los documentos suministrados por las autoridades de Brasil se infiere que hayan sido pagados sobornos.
Indicó que tal cual se contempla en la solicitud de medidas de coerción, existen indicios serios y graves de que para la obtención y aprobación del financiamiento en el Congreso Nacional sí se pagaron sobornos, hechos por los cuales, existen dos personas contra quienes se están pidiendo medidas coercitivas, dentro del grupo de señalados por esta PGR el pasado lunes, como parte de las diligencias de la investigación de los sobornos pagados por la constructora brasileña.
La Procuraduría hizo estas aclaraciones ante las aseveraciones y cuestionamientos realizados por algunos de los abogados de los imputados con relación al Proyecto Punta Catalina y la alegada no inclusión de ninguna persona vinculada a este proyecto en el proceso de solicitud de medidas de coerción en el caso de Odebrecht.