AZUA, República Dominicana.-  La tumba donde fue sepultado el niño de nueve meses de nacido que supuestamente falleció por la mordida de una “bruja” en esta provincia fue reabierta bajo el alegato de un vecino de la víctima de que sus ojos estaban lagrimeando.
La señora Isabel Ramírez es señalada por algunos vecinos como “la verdadera bruja de Sabana Yegua”.
Posterior a haber sacado el cadáver de su tumba, y al ver que el menor no reaccionó, los parientes procedieron a depositarlo nuevamente en su última morada.
Un religioso que estuvo en el cementerio municipal de Sabana Yegua al momento de la apertura de la tumba señaló que tanto la brujería como la aparición de la bruja son reales.
Mientras, declaró Duvan López, párroco de la iglesia católica, que en el caso de la supuesta bruja de Sabana Yegua, lo que sucede es que hay personas que cuando caen enfermas, en lugar de depositar su fe en Dios, recurren a la hechicería o brujería.
Tras la muerte del niño, la vivienda de la señora Ramírez se ha mantenido cerrada en estos días, su paradero hasta el momento se desconoce, pero lo que sí se comenta es que de regresar podría ser linchada.
Por: Marcos Lorenzo